viernes, 28 de junio de 2013

Para A., I. y M.

A. era bajito, tenía la piel curtida por el sol y el mar tras toda una vida faenando en un barco y todavía conservaba un encantador acento gallego.
Hablamos un viernes y quedamos que el siguiente lunes a primera hora me vendría a ver. Apunté la cita en mi agenda, su nombre y el primer apellido al lado del "9". No vino y sentí alivio porqué no me apetecía atender la visita.
Últimamente las cosas no le habían ido demasiado bien y decidió que estaba muy cansado. Se ahorcó en el garaje de su casa. Tuvo la precaución de dejar la puerta abierta y un vecino lo vio desde la calle. Hubieran podido pasar semanas o meses sin saber de él porqué vivía solo.
En mi agenda escribí un "DEP" encima de su nombre. Sentí alivio de no tener que recibirle sin saber que no vino porqué ya se había ido. Recuerdo la última vez que hablé con él y la última vez que lo vi. Cuando llegó el certificado de defunción vi que el funcionario del registro había trazado una línea en la causa de la muerte, quizás no supo qué poner, quizás fue una señal de respeto. A. tenía 49 años.
I. también era bajita. Era la parte contraria en un asunto y nunca la conocí, Es posible que nunca hubiéramos llegado a hablar porqué de haber existido conversación, hubiera sido con su abogado. La curiosidad hizo que la buscara en facebook y le pude poner rostro. La vi en un montón de fotografías, antes de enfermar y mostrando una sonrisa en cada una de ellar. Me estremeció ver que el día de la Madre su hija de 12 años le había escrito "Felicitas mama". Tuve ganas de escribir algo pero me reprimí. Tenía 41 años.
A M. la conozco desde siempre. Hace 9 años acabó convirtiéndose en cuñada de una prima mía así que ahora compartimos una parte de la familia y hemos estado coincidiendo en bodas, bautizos y comuniones. Está a punto de morir de cáncer. Ella lo ha sabido desde el primer momento y ha tenido la valentía de dejarlo todo preparado, incluso la ropa que vestirá, que está colgada en su cuarto, esperando el momento. Cuando le dijeron que comenzaba la recta final, pidió el alta en el hospital para morir en su casa. Ahora vivimos pendiente del teléfono. Quiere ser incinerada.
En los últimos 6 o 7 años de su vida ha visto como casi muere su hijo mayor en un accidente de tráfico que le dejó graves secuelas, su marido la abandonó para irse con otra y la pasada Navidad, unos días después de que le diagnosticaran el cáncer, falleció su padre, de la misma enfermedad. Se ha negado a que la sedaran porqué no quiere perderse ni un instante de lo poco que le queda. Tiene 52 años y no llegará a los 53.
Y mientras tanto, mi hija ha cumplido un año. Es un bicho que crece sana y feliz, la pediatra me hace ir cada mes para controlar el peso porqué justo alcanza los 8 quilos. Continua teniendo unos ojos grandes y azules y le encantan los libros. Tenerla ha hecho que naciera en mi el temor a que algo malo le suceda y su felicidad es mi mayor deseo.
Pienso en los padres de I. y la madre de M (A. ya no tenía padres) y espero no tener que verme nunca en su misma situación. 

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Intermezzo

Durante las vacaciones de este verano, estuve en un concierto de un cuarteto de cuerda que se celebraba en una ermita románica. Al atardecer y sólo con la luz de las velas que habían colocado por los recovecos de las paredes de la ermita.
Una de las canciones fue el Intermezzo de la Cavalleria Rusticana.*
Hace unos días, de pronto me vino a la memoría y la busqué en youtube. Desde entonces, no puedo dejar de tararearla constantmente.
Espero que os guste.
*Es la canción con la que pone fin a la saga de "El Padrino".

lunes, 12 de noviembre de 2012

Libros infantiles

El fin de semana del pasado puente estuvimos dos de los días en Tarragona y, como siempre hago ahora cuando entro en una librería, estuve un buen rato  visitando la sección infantil.
Había casi elegido un libro titulado "T'estimo, mare" (Te quiero, mamá) cuando encontré el de "T'estimo, pare" (Te quiero, papá) y después de verlo, decidí dejarlos donde estaban. Hoy he enviado el siguiente mail a la editorial: 

"Señores,
Hace unos días tuve en mis manos los libros "T'estimo, mare" y "T'estimo, pare" de la colección "La meva estimada familia".
En el libro dedicado a la madre, el bebé la quería porqué aquella lavaba su osito de peluche, conseguía que el pijama hiciera olor a limón y preparaba su fiesta de cumpleaños. En cambio, en el libro destinado al padre, éste era el encargado de jugar y explicar historias divertidas. En definitiva, una forma de repartir las tareas algo desfasada, ¿no creen?
El contenido me pareció el de unos libros que perfectamente me los hubiesen podido regalar a mi en la década de los 70. Yo soy madre, y además de lavar peluches y pijamas, también leo cuentos y explico historias; mi marido pone lavadoras y cambia pañales, todos hacemos un poco de todo. En definitiva, que aunque me parecieron muy bonitos, devolví los libros a la estantería.
Si han llegado hasta aquí, les agradezco su atención."

No sé si obtendré respuesta o no, pero me he quedado bien descansada!!

viernes, 5 de octubre de 2012

Paisajes

Una estupenda foto de mi ciudad!!

viernes, 14 de septiembre de 2012

3 meses

Dije en su momento que no quería convertir el blog en un blog de embarazada y no lo conseguí, y ahora no querría hacer un blog de madres y veo que tampoco voy por el camino correcto porqué precisamento entro a contar que mi peque hoy cumple 3 meses.
Continúa siendo un angelito, portándose tan bien que a veces hasta me olvido de que está en la misma habitación que yo, y con el añadido de que desde estas vacaciones, a poco que le digas algo, no para de sonreir, así que ya podeis imaginar que nos cae la baba a todos.
Yo estoy ya trabajando desde el día 3 y a jornada completa con lo que la veo poquísimo. Todavía no he planteado un cambio de horario, algo que intentaré hacer antes de que acabe el mes porqué ya tengo la mayoría de asuntos al día y no quiero alargar más esta situación.
Físicamente estoy prácticamente recuperada y aunque no me la he probado todavía, confío que voy a entrar en la ropa de invierno que llevaba antes del embarazo y que, la más nueva de toda la que tengo, va a cumplir dos años porqué la temporada pasada solo compré prendas de embarazada. Y aun teniendo excusa para ir de compras, sólo he entrado en tiendas de niños, con la intención de inspeccionar pero gastándome casi 90 euros en cada ocasión.
El ginecólogo ya me ha preguntado cuándo nos preparamos para el segundo y yo casi me caigo de la silla!!!
A diferencia de lo que siempre he oído decir, yo no siento que mi bebé me haya cambiado la vida (vale que duermo menos y tengo más trabajo en casa pero si no hago más cosas es por mi falta de organización, defecto que ya tenía antes de que naciera Ares) ni que me hayan cambiado los valores (lógicamente quiero ver crecer a mi bebé y que llegue a ser una persona muy feliz pero no he notado que mis prioridades hayan cambiado).
Tengo poquísimas fotos de embarazada, y cuando digo poquísimas no exagero si digo que únicamente tengo 3 o 4 y ahora me arrepiento un montón!!!! ¿Cómo no hice más???????
Cuando me enteré del embarazo comencé una especie de diario, apuntando las novedades en mi cuerpo, las nuevas sensaciones, las visitas al médico ... y de esto sí estoy satisfecha porqué, aunque no lo parezca hay uno montón de detalles que se habrían olvidado y hoy están anotados. Lo comencé pensando únicamente en el embarazo pero al nacer la peque lo continué para recordar sus pequeños (o grandes, según se mire) avances. Ahora me ronda la idea de mantenerlo escondido y regalarselo cuando tenga edad de apreciarlo. Nadie sabe de su existencia, ni siquiera el padre! ¡Y prometo que a parte de el diario y este blog, no le escondo nada más!!!! (esto último lo digo por si alguien recuerda que en alguna ocasión conté que no había explicado a nadie de mi entorno que tengo un blog) 
Y después de este post totalmente ilógico y lleno de ideas desordenadas me despido deseando que paseis un estupendo fin de semana!!

jueves, 9 de agosto de 2012

De vuelta

¡Qué rápido ha pasado el tiempo! Si casi va a hacer 4 meses que publiqué por última vez!!!! Bueno, de hecho, mi bebé va a cumplir 2 meses el próximo día 14 y precisamente hoy venía a contaros que, como era de suponer, Ares nació en el mes de junio y concretamente el día en que se cumplían las 40 semanas de gestación pasando a formar parte del reducido porcentaje de bebés que nacen en la fecha prevista.
Mi final de embarazo fue tan bueno como durante todo el proceso a pesar de que los 15 quilos de más que llevaba encima se hacían notar y sufrí los primeros calores del verano.
Ares y yo ya  nos vamos conociendo, es un angelito de niña que no ha salido nada llorona y que se porta muy bien. Identifico perfectamente sus 3 formas habituales de llorar, cosa que me ayuda un montón para calmarla: la de cuando tiene hambre, un llanto fuerte y enfadado que últimamente combina con gritos agudos (bastante insoportables y que espero que abandone bien pronto), la de cuando tiene sueño y no consigue dormir, un llanto nervioso y agitado, y la de cuando se siente sola o quiere mimitos, con un llanto apagado y lastimero.
Tiene unos ojos azules preciosos, grandes y redondos, que lo miran todo con curiosidad, parece increíble que un bebé de un mes tenga ya tantas ganas de conocer el mundo!! Y le gusta la televísión!! Supongo que deben ser los colores y el movimiento pero es  fácil encontrarnos en la situación en que yo le digo algo y ella no deja de mirar la tele. Si es que ya es una pre-adolescente!!! jajajaja
Con su padre mantiene verdaderas conversaciones, es una pasada ver como el le dice cosas y ella le responde. Además es al único al que se lo hace, a los demás puede hacerlo de forma casual pero con él parece un verdadero diálogo. Es impresionante.
En fin, que vistos los antecedentes no sé cuándo podré volver a pasarme por aquí, de momento dejo una fotografia tomada dos días después de nacer.

jueves, 12 de abril de 2012

Más de lo mismo.

Está visto que, por mucho que dijera que éste no iba a ser un blog de embarazada, precisamente es en lo que se ha convertido. Después de pasar los días festivos de la Semana Santa en nuestra casa de la montaña, donde no hay teléfono ni televisión, el móvil no tiene cobertura la mayor parte del tiempo y la radio sintoniza poco más que la emisora de Tele Taxi (la de Justo Molinero), por eso pasa la mayor parte del tiempo siendo un adorno, la única distracción que tuve era el punto de cruz y "Se sabrà tot", mi libro regalo de Sant Jordi del año 2010, que para desesperación de mi marido, acumula polvo en la mesita de noche desde entonces (menos mal que el libro del año pasado -Jane Eyre-, me enganchó desde la primera página y no lo solté hasta acabarlo!!, y así logré compensar en algo el agravio). Y aun con esos pasatiempos tan relajados, días de manta y sofá, leña quemando en el fuego y alguna que otra visita que aparecía de repente en el salón (me encanta la costumbre que se conserva todavía de dejar la puerta de casa abierta todo el día y que se cierra a la hora de ir a dormir), volví a casa agotadísima como si de repente alguien me hubiese puesto encima 20 kilos de golpe y claro, mi rapídisima excusa fue "darle la culpa" al embarazo y al barrigón que ya no se disimula ni estando sentada.
Y para colmo, al día siguiente de la Mona (fiesta típica en Catalunya el lunes después de la Semana Santa en la que se come una especie de tarta) tenía visita con el médico y tuve que ir a Barcelona. Y no, esta vez no me desmayé y fue todo muy bien. La bebita pesa ya más de un quilo y medio y su peso y longitud se corresponde justamente con la semana de embarazo; de hecho, la doctora que me hizo la eco se la pasó diciendo todo el rato la palabra "perfecta" a cada medición que iba haciendo de las diferentes partes del cuerpo del bebé, cosa que me hizo salir con una moral altísima.  
Después, el doctor confirmó el resultado también "perfecto" de los análisis de glucosa, mi tensión y mi peso (unos 8 quilos de más en 7 meses de embarazo), y así que con todo ese subidón de positividad que nos invadió nos fuimos a comer. La única pega del día fue que no pude hacer mi visita obligada al Starbucks para mi obligado frapuccino de vainilla porqué me equivoqué de hora e íbamos con el tiempo justísimo.
El viaje del mes que viene tiene un aliciente añadido y es que vamos a conocer a la comadrona (que ya avanzo que cuando hablé con ella por teléfono para quedar me pareció un poco seca, y sí, reconozco que estoy más  sensible de lo normal así que me voy a olvidar de la impresión y le daré una segunda oportunidad) y nos hará una especie de visita turística por el hospital, con visita a la sala de partos incluida, a no ser que, por razones obvias, alguna futura mami esté dentro ocupándola.
En fin, hasta aquí la crónica de hoy! Prometo continuar!!
     

lunes, 26 de marzo de 2012

Primavera

Si cada año espero con ganas que llegue la primavera, en 2012 todavía la esperaba más. No sé si ha sido el embarazo, que me hace mirar constantemente el calendario, que Semana Santa es en el mes de abril y no ha habido ni una sola fiesta en tres meses desde Reyes, o simplemente que queremos lo que no tenemos, el caso es que ahora que he dejado de ponerme alguna de la ropa que he estado llevando durante el invierno (especial para embarazada claro), pienso que cabe la posibilidad de que ya no tenga ocasión para vestirla (a no ser que la reserve para andar por casa!!) y eso me hace sentir un pelín de ... pena? melancolía? Supongo que esta tontería que me invade debe ser a causa de las hormonas alteradas y la revolución que está sufriendo mi cuerpo y en cuanto nazca el bebé todo volverá a la normalidad. Esperemos que así sea.
Y en cuanto al resto de acontecimientos menos profundos, continuo pasando los días con la normalidad que comentaba en el post anterior. Finalmente, el nombre elegido fue Ares, pero sobre todo que quede claro que no es en honor al dios de la guerra sino al de una "mare de Déu" venerada en el Port de la Bonaigua, en el Valle de Aran y que debe el nombre a las aras, los antiguos altares que en la época prerromana se colocaban en los pasos de montaña para pedir protección a los dioses a la hora de cruzar el puerto. Y aunque ya tenga nombre decidido (y bordado por mi madre en las sábanas, hecho tiene más valor que el propio certificado del registro civil, porqué cualquiera se atreve a decirle que hemos cambiado de opinión), lo cierto es que en casa la continuamos llamando por el apodo que empezamos a usar cuando ni siquiera sabiamos el sexo y que luego feminizamos al conocer que era niña. 
Otro aspecto importante es que ya hemos decidido que va a nacer en Barcelona, lo que me obligará a hacer unos cuantos viajes y a pedirme otros tantos días de fiesta en el trabajo y lo que ha hecho que tenga que oir mil veces que podía haberme quedado aquí y no trasladarme a Barcelona (como si tuviera que coger tres aviones para ir de un lugar a otro!!!). Por Dios, si hay una hora y medio en coche y en cuanto note los primeros síntomas da tiempo a ir y volver dos veces como mínimo!! 
El doctor que me atenderá es el mismo que me hizo la amniocentesis y, por el momento, sólo he tenido una visita con él (día en el que por cierto, mientras estaba esperando a que me tocara el turno, me desmayé en la sala de espera y desperté tumbada en el suelo en la otra punta, con un montón de enfermeras a mi alrededor, una aguantándome los pies en alto, otra con un algodón impregnado de alcohol pegado a mi nariz, otra dándome aire con un periódico ... en fin, que era el primer día que iba al centro médico y ya me conocen todas!!!! que al mediodía estaba comiendo en un restaurante de l'Illa y me saluda una chica a la que no había visto en la vida y ante mi cara de asombro por el afectuoso saludo mi marido tuvo que explicarme que era la encargada de abanicarme durante el soponcio).
Y para acabar con el rollete de hoy, sólo explicar que, tras tener que repetir la analítica de la glucosa por haber dado positivo la primera vez, tuve que estar tres días a dieta (que tres días más horribles y cuánta hambre pasé) para repetir los análisis. En esta segunda prueba, te pinchan al llegar y tres veces más, una vez cada hora que pasa (sin poderte mover del laboratorio, aunque la doctora en la última hora me dejó salir y me esperé sentada en la terraza de un bar) y los resultados han sido muy buenos y mis niveles de azúcar están correctísimos, cosa que ya intuía porqué tras la primera prueba estuve todo el día mareada y en esta segunda no noté ninguna influencia del chute de glucosa y trabajé con toda normalidad.
Me despido hasta la próxima entrada, a punto de acabar mi jornada laboral y todavía con luz de día, con la sensación de que el día es más largo y tengo más horas de ocio al salir del currele!!! Un abrazo muy grande!!         

martes, 13 de marzo de 2012

6 meses

Hola, hola!!!
Cuando dije que no quería convertir el blog en un blog de embarazada y que el bebé acaparara todas las entradas, no pretendia desaparecer del mundo blogueril pero los días pasan tan rápido que cuando me doy cuenta, veo que la última entrada es de hace un millón de años.
No tengo muchas cosas que contar diferentes a las que alguien que ya ha pasado por una situación similar no sepa ya. El proceso sigue su curso, el bebé crece (de hecho en las dos últimas visitas nos han dicho que por su peso es como si estuviera embarazada de una semana más de lo que estoy, o sea, que la niña se alimenta bien)y yo me encuentro bien, no he faltado ni un solo día al trabajo (sin contar las ausencias por visitas al médico), ni tan siquiera he llegado tarde ninguna mañana (no he tenido ni una sola nausea!!!).
Ya hemos elegido todo lo necesario para el bebé, cochecito, cuna, cuna de viaje, hamaca ... casi todo y sin quererlo expresamente, combinado en rojo y gris. Todavía está en la tienda, a la espera de que los amigos y familiares que quieran regalarnos algo se pasen por allí a contribuir, jejeje. Nunca en la vida me habría planteado hacer lista en una tienda como si fuera una lista de boda pero como mucha gente nos preguntaba dónde la teníamos y pensamos que era más cómodo para los que no saben qué regalar, al final decidimos hacer una. Desde luego, el mundo del bebé es "apasionante", la de cosas que nos hacen creer que son necesarias!!!
En cuanto a ropa, no tengo apenas nada y lo poco que tengo, comprada por mi madre, a excepción de unos bodys y un juego de sábanas muy chulos que vi un día en el Carrefour. Nunca antes había comprado ropa en el Carrefour pero creo que la sección de bebés la volveré a visitar porqué había ropa preciosa.
Y en cuanto al nombre, qué difícil elegir un nombre!!!!!!!
Sacamos del Idescat el listado de nombres más puestos en el año 2010 (como lo supimos el 28 de diciembre, el día de la amniocentesis, todavía no estaba publicado el año 2011). Yo señalé con un color los que me gustaban y mi marido con otro color los que le gustaban a él. De los 30-35 que teníamos cada uno, coincidimos en unos 10, así que el resto ya fue automáticamente descartado. Entre los míos estaban Sara, Nadia, Natalia ... y entre los suyos Gina, Ona o Alba, pero ya digo que estos fueron eliminados.
En el listado de coincidencias, había algunos que, pese a gustarnos a los dos, también fueron cayendo, algunos el mismo día y otros más tarde. De los que recuerdo entre éstos están Sofía y Victoria, que nos parecieron demasiado solemnes, y al final quedaron sólo tres: Anna, Ares y Jana.
Y para hacerme la enigmática, la solución el próximo día!!  

lunes, 23 de enero de 2012

Ella

Si acababa 2011 con una muy buena noticia, el primer post de 2012 no podía quedarse atrás. Hoy me han dado los resultados que faltaban de la amniocentesis y está todo perfecto.
Para los que no hayais leido los comentarios al post anterior, os informo que el mismo día de la prueba nos dijeron que el bebé es una niña a la que todavía no le hemos encontrado nombre a pesar de que hay dos o tres que siempre salen a relucir y a la que ya hemos visto gracias a la ecografía 3D. Según mi madre es guapísima y se parece a mi (fijo que esto es amor -o tonteria- de abuela), aunque he de confesar que yo también la encuentro muy mona y miro la eco 1000 veces al dia.
El bebé ya ha tenido sus regalos de reyes, entre ellos un babero de leopardo que mi marido ya me ha avanzado que no se lo piensa poner, pijamitas, calcetines, juguetes ...
Y para acabar de rematar el pavo que tengo ultimamente yo pedí un reloj de la casa Swatch que en otro momento de mi vida me habría parecido, digamos que más bien feo, y que ahora llevo luzco orgullosa cada día:

Por si no se distingue al publicar el post, representa que la esfera es el vientre materno y el cordón umbilical está anudado en forma de corazón. Lo dicho, tengo un pavo que no se me puede aguantar!!!